Experiencias

Presentación en Madrid de «Perdona, ¿tienes fuego?»

Según se iban acercando los días, tenía nervios y ganas a partes iguales. Supongo que el pico más alto de emociones fue cuando me bajé del taxi, justo enfrente de la puerta del local, y vi a una chica que esperaba en la calle con mi novela en la mano. Ahí me di cuenta de que no era ninguna broma o sueño. Había llegado el gran día. Todo era real.