Historia Real

LA HISTORIA DE A Y D

Principios de diciembre. Era sábado, de noche, y ni A ni D imaginaban lo que se les venía encima. Él estaba trabajando, como siempre, y ella con sus amigas de fiesta, también como siempre. De repente, de entre la rutina de uno y de otro, surgió un codazo, y dos personas que no se conocían acababan teniendo su primera toma de contacto.

Él se quejaba, ella se reía y, aunque el mundo seguía girando, comenzaba a hacerlo de manera distinta para ellos.