Fran López Castillo

El secreto que te puede contar alguien que dejó su trabajo para vivir de escribir y con el que puedes conseguir todo en la vida

No os imagináis la cantidad de gente que, tras escucharme, ha dudado de la idea de dejar mi trabajo como contable en una multinacional para vivir de escribir. Es increíble el número de personas que me ha dicho cosas como “no es tan fácil”, “yo antes de dejar el trabajo sacaba el libro y ya vería”, “en uno o dos meses se va a pasar el boom del libro y vas a tener que volver a trabajar”, “vivir de escribir es casi imposible” o “te estás precipitando” ―entre otros muchos consejos desalentadores―.

Mi vida gira en torno a ser feliz. Creo que debería ser así, y así es para mí. Como si fuese una religión y yo el mayor de sus fieles. Antes que nada, quiero aclarar mi definición de ser feliz: Para mí, ser feliz es estar en paz con uno mismo.

Para mí, ser feliz es estar en paz con uno mismo.

Fran López Castillo

Puede sonar muy sencillo, pero me ha costado horrores conseguirlo. No he estado en paz conmigo mismo cuando he tenido a mi lado personas que por A o por B, con sus opiniones o manera de tratarme, me hacían sentirme mal o menos que ellos. No he estado en paz conmigo mismo teniendo un trabajo en el que por mil euros, por mil putos euros ―teniendo una carrera, idiomas, etc―, me han explotado laboralmente, me han obligado a echar una barbaridad de horas extras, que no me pagaban, y me han metido tanta presión que he llegado a no querer dormir por las noches hasta que caía rendido a las dos o las tres, teniendo que madrugar, por el agobio a que llegase el día siguiente para enfrentarme otra vez a los problemas de oficina. No he estado en paz conmigo mismo cuando veía que mi vida pasaba a la vez que se me ocurrían ideas, y que no podía llevarlas a cabo por falta de tiempo. En definitiva, no he estado en paz conmigo mismo hasta que me he alejado de todo lo anterior y he empezado a luchar por ser quien quiero ser.

Por eso lo dejé todo a cambio de intentar vivir de escribir. De hecho, cuando autopubliqué la novela el 18 de enero, en mi cuenta bancaria sólo me quedaban 500€. Era conseguirlo o morir. Creo que esto demuestra lo importante que es para mí ser feliz. Tenía que intentarlo y al final salió bien. Y no salió bien por suerte, sino por mi trabajo constante y mis ganas de conseguirlo. Por mi fe.

Me levantaba pensando en cómo lo iba a conseguir. Comía pensando en cómo lo iba a conseguir. Jugaba a la consola un rato para desconectar y seguía pensando cómo lo iba a conseguir. Cenaba y lo mismo. Me acostaba y lo mismo. Y así un día y otro. Un mes y otro.

Hay mucha gente que me escribe por Instagram mensajes privados y me pregunta cómo empecé y me piden consejos para ellos, etc. No me explayo mucho en las respuestas: “trabajo, trabajo y más trabajo”. Me han llegado a preguntar hasta si yo empecé ya con seguidores. NO. Obviamente no. Yo empecé de la nada. Como todos.

El problema es que estamos acostumbrados a que todo en la vida sea como en las películas de Rocky. Una escena de cuatro o cinco minutos dándolo todo con una canción motivadora de fondo, y listo. Ya hemos alcanzado el éxito.

Por eso hay tantos proyectos que se empiezan y enseguida se abandonan. Porque no hay constancia, no hay trabajo, no hay ganas de verdad, no lo quieren conseguir tanto como dicen que lo quieren. Le meten un poco esfuerzo, ven que no consiguen nada, y se rinden. El éxito tarda meses, años, e incluso llega después de muertos. Y si no estás de acuerdo conmigo, piensa en la cantidad de escritores o pintores que se han muerto sin tener ni para comer y ahora se les estudia en los colegios e institutos de todo el mundo. Pero eso sí, para los cabezones, para los que no paran nunca de intentarlo y de mejorar, para los que viven por y para ello, llega. Siempre llega.

Hay un día que no se me va a olvidar nunca. Había quedado con mis amigos del pueblo para estar en una cocinilla cenando y tal. Estaban hablando de quedar para salir y yo les dije que no, que tenía que escribir. Comenzó un debate en el que todos decían que era una tontería, que saliese y que ya escribiría luego. Que escribir era sólo un hobbie. Yo ese día acabé muy enfadado porque nadie me entendía (estaba inmerso en la escritura de “Perdona, ¿tienes fuego”, mi novela), y no salí. No voy a olvidar nunca ese día porque muestra la diferencia entre yo y los demás, por prepotente que suene. Yo, si quiero algo, voy a por ello. Punto. Quería terminar la novela, publicarla e intentar vivir como escritor. Lo quería a toda costa. Más que salir, más que emborracharme, más que cualquier cosa en la vida. Sólo quería terminar la novela, por mucho que fuese un hobbie y que nadie me pagase por escribir.

Ahora no es un hobbie y sí que me pagan por hacerlo. Y la clave por la que he conseguido esto es porque cada fin de semana, cada día festivo, cada hora libre o cada momento que me permitía el trabajo, luché por y para ello. He escrito una novela durmiendo cuatro y cinco horas para poder sacar tiempo para avanzar con ella. Y eso sabiendo que tendría que autopublicarla porque no tengo padrino ni ninguna editorial me iba a querer. Y eso al mismo tiempo que actualizaba a diario mis redes sociales para conseguir seguidores, que aprendía a crearme mi propia página web (ya llevo cuatro y creo que ésta es la definitiva), y trataba de aprender marketing online y conocimientos varios para venderla lo mejor posible.

Si has llegado leyendo hasta aquí, por favor, quédate con esto: Si quieres algo, tienes que verlo tú primero. Tienes que imaginarlo a diario y cada día acercarte un poco más a conseguirlo. Ese es el secreto. Trabajo, trabajo y más trabajo. No hay más. Y si tienes suerte y todo tu alrededor te dice que es imposible, que tú no vales o que no lo vas a lograr. Mejor. Así podrás sacar más pecho cuando lo consigas.

Por último, me gustaría responder a una pregunta que muchas veces me hacen: ¿Merece la pena esforzarse tanto por algo?

Hay días que sientes que no vales, que hagas lo que hagas fracasas o que simplemente, tienes mala suerte. Días malos tiene todo el mundo. Pero, en mi caso, cuando me llegan mensajes o emails como estos, todo lo sufrido, las noches sin dormir y los quebraderos de cabeza, TODO, sé que ha merecido la pena:

“Me ha encantado tu novela. No te imaginas cuánto. Llevaba tiempo con un proyecto en la cabeza y, tras leerla, creo que ha llegado el momento de llevarlo a cabo”.

Marta P.

 “A mí no me gustaba leer. Empecé tu novela porque mi novia me insistió mucho tras leérsela y le di una oportunidad. Me leí las 400 páginas en un fin de semana mientras mi novia decía que se arrepentía de habérmela prestado porque no le hacía caso. Desde entonces me ha picado el gusanillo de la lectura”.

José M.

Y estos son sólo dos de los muchos que me han llegado hasta ahora. Te dejo aquí más de 100 opiniones sobre ella, por si te pica curiosidad: www.facebook.com/perdonatienesfuego/reviews

Recuerda: TRABAJO, TRABAJO Y MÁS TRABAJO. Ese es el secreto que te prometí 😉

¿Piensas como yo? ¿Tienes alguna experiencia parecida y quieres contarla? ¿Te gustaría que hablase de algo en concreto en mi próxima entrada de “Diario de un escritor”? Te espero, para lo que quieras, en los comentarios.


Por aquí te dejo la Entrada #2 de Diario de un escritor: Por qué yo he logrado escribir una novela y tú no


Si te ha gustado esta entrada, mi novela: “Perdona, ¿tienes fuego?” te va a encantar. Te puedo adelantar que el prólogo es de Defreds, y también que he escrito la novela que me gustaría leer. Su género es una mezcla de romántico, erótico, reflexivo, motivacional, dramático y crítica social. Está compuesta por cincuenta y seis capítulos cortos en los que voy a remover todas las vivencias de tu vida, tus mejores y peores recuerdos, y, en ellos, te voy a hacer que reflexiones sobre cada decisión que has tomado hasta ahora. Puedes leer más sobre ella pinchando aquí.


También escribo textos cortos y reflexiones en mis redes sociales. Sígueme en:

2 comentarios en “El secreto que te puede contar alguien que dejó su trabajo para vivir de escribir y con el que puedes conseguir todo en la vida”

  1. Es increíble la forma en la que escribes: de tu a tu. Todavía no he leído tu novela porque tengo varios libros pendientes que son colaboraciones. Pero no quiero que pase de este verano. Después de leer este artículo le voy a dar prioridad y aunque sea un par de días tengo que sacar para leerla, porque después de lo que he leído creo que es eso lo que me va a durar, 2 días.
    Muchísimas gracias por compartir con todos tu secreto y tu experiencia ☺️
    Saludos

¿Qué te ha parecido? Me muero de ganas por saber tu opinión :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.