Feliz día del padre, Papá

Hola, papá:

Hoy es diecinueve de marzo: el Día del Padre. En mi opinión, es el día especial del año que más corto se queda para lo que simboliza. El Día del Padre… ¿cómo podemos celebrar el Día del Padre sólo una vez al año? Si soy todo lo que soy por ti. Creo que sería más adecuado nombrar la Semana del Padre, incluso el Mes del Padre. Incluso así creo que sería insuficiente para honrar todo lo que eres y representas.

He aprendido muchas cosas de ti, pero sin duda, de la que más me he empapado es de trabajar duro. Lo llevas haciendo desde los ocho años para que yo no lo haga, para darme una oportunidad de que no trabaje de sol a sol como has hecho tú por mí. Y me has obligado a trabajar desde los dieciséis años en verano para que valorase lo duro que era ganar un sueldo y lo importante que era aprovechar la oportunidad de estudiar. En esas épocas pensaba que estabas obsesionado con ganar dinero, y envidiaba a los chicos de mi edad que se pasaban a la bartola todo el verano. Que ignorante fui… Realmente, desde esa edad no has parado de meterme caña. Jamás olvidaré las palabras que me dijiste cuando te llamé por teléfono para decirte que aprobé selectividad con un seis con poco: “Tampoco vas a salir en la tele”. En su día, me quedé con lo superficial del mensaje, que era una nota muy baja. Ahora ya sí lo entiendo.

Se me ocurren muchos más ejemplos así, pero éste es el más significativo. Siempre me has hecho sentir un poco menos exitosos mis logros, haciéndome ver que se podían haber conseguido antes o mejor. Para ti nunca era suficiente. Y ahora sé que llevabas razón. Tenía una mentalidad de ir al mínimo esfuerzo, mientras tú sabías que yo podía ser mucho más.

Y ahora sé, que si he llegado tan lejos en todo lo que me he propuesto, es por ti. Porque no me has dejado nunca que parase de crecer como persona y por los valores que me has inculcado y que, aunque básicos, mucha gente no tiene: humildad, respeto y esfuerzo por lo que se quiere, por ejemplo.

Gracias a ti, me considero una persona luchadora, incansable y honrada. Una persona que no le satisface una recompensa si no se consigue con el sudor de su frente. Alguien que no necesita que le regalen nada, sólo que le den la oportunidad de intentarlo, que el resto ya es cosa mía.

Y sobre todo, gracias a ti, me considero una buena persona.

No te lo digo nunca, pero tenlo siempre muy presente: 

Te quiero, papá.


Si te ha gustado esta entrada, mi novela: “Perdona, ¿tienes fuego?” te va a encantar. Te puedo adelantar que el prólogo es de Defreds, y también que he escrito la novela que me gustaría leer. Su género es una mezcla de romántico, erótico, reflexivo, motivacional, dramático y crítica social.Está compuesta por cincuenta y seis capítulos cortos en los que voy a remover todas las vivencias de tu vida, tus mejores y peores recuerdos, y, en ellos, te voy a hacer que reflexiones sobre cada decisión que has tomado hasta ahora. Puedes leer más sobre ella pinchando aquí.


También escribo textos cortos y reflexiones en mis redes sociales. Sígueme en:

youtube-dreamstale86twitter-dreamstale71instagram-dreamstale43facebook-dreamstale25

¿Qué te ha parecido? Me muero de ganas por saber tu opinión :)